Murcia en la actualidad

Murcia en la actualidad

Ciudad innovadora y creativa, la implantación de elementos arquitectónicos y escultóricos resaltan el carácter moderno y vanguardista de Murcia en importantes obras públicas: en arquitectura, con los edificios públicos de Rafael Moneo y Óscar Tusquets etc., en ingeniería con los puentes de Santiago Calatrava y Javier Manterola, y en el ámbito de la escultura urbana, con obras de Alberto Corazón, Cristóbal Gabarrón, Agustín Ibarrola, Dennis Oppenheim, Miguel Barceló, etc.

Igualmente, elevadas torres de pisos de arquitectura vanguardista de arquitectos, como José María Isasa o Luis Chamizo, Francisco Solá emergen en el espacio urbano como contrapunto a las antiguas, dotando a la ciudad de una modernidad que, de forma armónica, han empezado a mostrarse junto al urbanismo más tradicional. Nuevas infraestructuras, como el nuevo Aeropuerto Internacional o líneas de tranvía que comunican el casco urbano con los nuevos barrios y centros comerciales o con los Campus Universitarios.

Además de la huerta y las zonas urbanas, el término municipal cuenta por su gran tamaño con distintos paisajes: tierras baldías, pinares de pino carrasco en las sierras de la Cordillera Sur y zonas de típico secano mediterráneo en el Campo de Murcia.

En el municipio se encuentra la mayor parte del parque regional de El Valle y Carrascoy, compartido con los municipios de Fuente Álamo de Murcia y Alhama de Murcia, siendo el pulmón verde de la ciudad. Dentro del parque, las sierras de Carrascoy, del Puerto y Cresta del Gallo están declaradas LIC, mientras que las sierras de la Cresta del Gallo, Villares, Columbares y Altaona, cuentan además con protección ZEPA.

El paisaje más conocido y significativo del término municipal es la antiquísima Huerta de Murcia, espacio que dominaba gran parte de la vega segureña rodeando la ciudad, pero que desde hace décadas sufre la presión de la expansión urbana que junto a la terciarización de la economía y la ausencia de políticas de conservación ha reducido notablemente su extensión.



El paisaje huertano se muestra como un inmenso mosaico de poblamiento disperso fruto de la necesidad de los habitantes de vivir junto a sus cultivos. Entorno natural caracterizado por las acequias con sus mondas y su típica vegetación de cañas y árboles de ribera, además de los árboles frutales, donde destaca el limonero en un espacio parcelario alineado de hortalizas y con la abundante presencia de la morera.

El sistema de riegos de la huerta de Murcia se basa en una compleja red de acequias y demás canales de irrigación de antiquísimo origen. Los musulmanes fueron los que aprovecharon las áreas agrícolas romanas presentes en la vega segureña desde siglos antes, ya que la depresión aluvial tenía especiales características para el desarrollo de regadío. La auténtica transformación del valle tuvo lugar con la construcción del azud de la Contraparada, situado en el lugar en que el Segura hace su entrada en la depresión prelitoral y que se encarga de retener y elevar las aguas hacia las acequias mayores, la de Aljufía (al norte del río Segura) y Alquibla (al sur).

En cuanto al clima, Murcia disfruta de un clima mediterráneo seco que corresponde en la clasificación climática de Köppen al código BS, el de los climas áridos. Su temperatura media anual de 18,2 °C sitúa a Murcia ligeramente por encima de los 18 °C que separa las variantes fría (BSk) y cálida (BSh) de este tipo de clima. Con inviernos suaves y veranos calurosos, llega a tener más de 300 días de sol al año, con pocas precipitaciones concentradas en pocos días, principalmente en otoño, cuando sufre la gota fría con cierta frecuencia.

Las temperaturas oscilan entre los 16 °C y los 4 °C de enero y los 34 °C y los 20 °C de agosto, si bien se superan los 40 °C muchos veranos